Termoterapia

La termoterapia es la aplicación con fines terapéuticos de calor sobre el organismo por medio de cuerpos materiales de temperatura elevada, por encima de los niveles fisiológicos.

 

Efecto analgésico, se obtiene a los pocos minutos. La intensidad de la analgesia depende del grado de temperatura, el tiempo de aplicación y de las condiciones del paciente.


Efecto antiespasmódico, actúa sobre los espasmos y las contracturas musculares, tanto si son músculos esqueléticos o vísceras.


Efecto revulsivo, la termoterapia intensa local puede producir un aumento de la circulación sanguínea.

 

 

 

Indicaciones de la termoterapia:

Aparato locomotor: en contusiones musculares y articulares, artritis, artrosis, esguinces, mialgias, desgarros musculares...etc.


Sistema nervioso: en neuralgias, neuritis, contracturas y espasmos de origen central.


Aparato circulatorio: en enfermedades vasculares como la arterioesclerosis.


Aparato urogenital: en nefritis cistitis, litiasis.


Aparato digestivo: dolores gástricos, cólicos.


Aparato respiratorio: bronquiectasias, laringitis, pleuritis.


Enfermedades metabólicas como la obesidad.


Sobre la piel: en procesos inflamatorios como los abcesos.